domingo, 5 de mayo de 2013

Capítulo 20°: El señor Pato decidió volver (la soledad encontrada)

La luz se disipo y aparecimos en el faro, no tuve tiempo de preguntar, ni sorprenderme….la busque en él… y no estaba ahí…al parecer estaba pescando…salí corriendo como nunca, sentía que volaba sobre la arena, hasta que llegue al muelle…el pequeño bote estaba vacío de ella…
Seguí buscando, me metí dentro del mar…Sentía que me iba consumiendo un fuerte frio el “alma”…
La soledad era esta sombra, la soledad era esta sombra…donde estabas, quería gritar tu nombre! Y lo hacia en el silencio!! KURO!!! KURO!!! KURO!!! Te llamaba y no me respondías…
Te llamaba y no respondías y aun lo hago (llanto)
Donde estas, caí al suelo sintiendo un vacío muy fuerte en el pecho… donde estas… no podía dejar de llorar…donde estas…
Y quizás ese fue el día en que no volví a oler tu sonrisa y ni ver tus aromas rozarme más…
Soledad…
Se acercó Marcial y María a donde el señor Pato se encontraba…no se ponía en pie…por más que le decía que había más lugares en donde buscar…y que se tranquilizara…
Pero el sabia…sabia que ya no había donde buscar…sabia que ella ya no volvería mas…la había perdido…
De repente alguien se acercó…
Señor gritaba, señor… tengo algo para usted…
El señor Pato levanto la cabeza y era el pequeño niño que quería volar…el cual traía un papel entre sus manos.
Señor esto es para usted, me lo dio un hombre, dijo que si aparecías por aquí, te lo entregara, no pensé verlo tan pronto…. tome léalo.
Sus ojos se expandieron mas de lo normal…la venganza se había dado…los hombres de Jesús habían llegado por ella.
(Silencio)

… …
Horas más tarde el señor Pato observaba desde lo alto del faro…
Estaba solo como él quería, y en su soledad la imaginaba…la imagina siempre a su lado…sentía que cogía su mano, la sentía tan real…
… …

Hola señor Pato, gracias por amarme tanto (sonrisa)…

Fin de la primera parte.

                         

No hay comentarios:

Publicar un comentario