domingo, 5 de mayo de 2013

Capítulo 19°: El señor Pato y la luz que conduce a ti


Despertar…
El señor Pato a despertado…se sienta sobre la cama y se observa solo…ya no siente nada en su interior, es como si aquel demonio que siempre lo acompañaba haya desaparecido misteriosamente…y solo era soledad, el sol no se reflejaba por la ventana… las nubes lo habían tapado…pareciera como si fuera a llover, sintió una fuerte corazonada de repente, algo no estaba bien…sentía que estaba por perder algo, sentía un vacío muy grande.
Esto es la soledad, lo estaba embargando, hasta que lagrimas comenzaron a caer por su rostro…no quiero esto aun, no lo quiero, no lo necesito…debo volver, debo regresar a buscarte…no me puedo quedar aquí…
El señor Pato salió corriendo de la habitación, toco la puerta de María bruscamente y repetidamente, ella salió bostezando algo cansada aun y no lo entendía…él estaba llorando, lo abrazo, y el cogió su mano derecha, queriéndola jalarla hacia las escaleras para bajar, ella no lo entendía y el como siempre pensando que podía escucharlo mientras le hablaba en silencio.
El señor del bar salió y al ver las reacciones del señor Pato le dio una cachetada…lo cual despertó al señor Pato.
Muchacho, muchacho la desesperación no lleva a nada deja al viejo Marcial que te ayude.
María, muchacho, síganme, puedes escribirme que te ocurre y también tu nombre por favor, me parece muy extraño que nunca se hayan comunicado de esta forma.
Vamos escribe…
Me llamo el señor Pato, fui creado por el amor de  una niña llamada Kuro, me marche después de años de vivir con ella por un tiempo, porque quería saber que era la soledad…y luego volver a su lado, pasaron tantas cosas de las cuales María de seguro ya te contó y en estos momentos siento que muero, debo ir al faro…presiento que algo malo le pasa…tengo que ir por ella…y el faro queda muy lejos de aquí, queda en el mar de Neptuno y estamos en las Montañas de Hefaistos como podríamos llegar, me siento desesperado…
María: Marcial tenemos que hacer algo, tenemos que ir al faro…
Marcial: …Pues iremos ahora mismo (sonrisa)…
María y el señor Pato se sorprendieron cuando de pronto una luz cubrió la sala…y desaparecieron en ella…

No hay comentarios:

Publicar un comentario