jueves, 25 de abril de 2013

El señor Pato 13°:¿ El señor Pato? La mujer Lánguida y el dueño del bar


Eran las 5am, la noche se hizo larga y corta… algo mágica, María se sentía cansada, pero había perdido el sueño, se acercó a la ventana lentamente, y se quedó observando… la noche era dulcemente morada oscura, pocas estrellas alumbraban, era un cielo solitario…y un par de lágrimas comenzaron a correr por sus mejillas, María recordó a su hermano y como le encantaba este tipo de cielos, muy comunes pero siempre únicos, él siempre se levantaba temprano para el trabajo y ella lo escuchaba y lo seguía…siempre esperaba un cuento pequeño de él, mientras se quedaba mirando el cielo, siempre…mientras mamá cocinaba algo barato, con mucho amor, para desayunar.
Mamá tú también, a veces no puedo creerlo…
Nostalgia…
Una fuerte nostalgia embargaba a María, mientras el frio aire rozaba su cuerpo sensible… se  preguntaba cómo estaría su familia, y que es lo que estaría haciendo, supongo que durmiendo se decía, estarán soñando en algo especial…quizás que jugábamos en el viejo puerto u en la orilla del mar, las aves siempre nos acompañaban…en ese infinito azul que se mezclaba con ese naranja amarillo. Que en las noches se juntaban para hacer un cielo infinito, parecía que flotáramos en el universo, mientras su presencia me hacía flotar aún más a mí.
Nostalgia…
Ahhhhhhhhh (bostezo) que haces mujer, pregunto el dueño del bar, María se secó los ojos y volteo sonriente, nada señor, no pasa nada…el pidió que se acercara y así lo hizo, poniéndose de rodillas sobre la cama.
Yo no sé porque lloras mujer, pero sé que lo necesitas, la vida te a cagado bastante para terminar así, pero…pero no lo suficiente, mañana será menos gris que ahora…tan solo mueve esas piernas, ¿qué edad tienes?
Tengo 21 años….21 años, no parece, te vez tan mayor…cuéntame un poco de lo que te ha pasado, soy un hombre bastante malo, pero a veces cuando encuentro ojos como los tuyos…cambio un poco (sonrisa).
Nostalgia…
Y los dos se quedaron mirando, ella suspiro…él se agacho y extendió su cuerpo hacia ella, ella sonrió, él se acostó sobre su falda y le dijo con voz cálida, cuéntame…
Nostalgia…

No hay comentarios:

Publicar un comentario