domingo, 5 de agosto de 2012

Capítulo 6°: El señor Pato y el árbol de los sueños muerte


Exhalar!
Despertar…

Despertó…y se puso a pensar un momento, algo desquiciado y sofocado por tanta muerte, un frio terror lo embargaba en todo el cuerpo... ¿qué pasa? Se pregunto taciturno ¿me estoy volviendo loco? No sabía si era un sueño ese momento o era real…miro su reloj imaginario…dos de la mañana algo andaba mal…era muy temprano para tantas cosas, tantos sueños, tantas muertes.
Se puso en pie aferrándose al tronco del pequeño árbol en cual empezó a descansar, decidió quedarse aferrado a él…pensado que así nada pasaría y cuando la noche acabe, el podría buscar un mejor lugar y el día ahuyentaría las sombras.
Pasaron unos minutos cuando una voz molesta retumbo en la mente del señor Pato diciéndole: ¡Muévete o morirás imbécil!
El señor Pato: ¿Quién eres? ¿Qué quieres?  ¿Por qué quieres que haga eso?  ¡No lo hare!
El árbol de los sueños muerte: ¡Es enserio!...!Muévete o te matare, apresúrate!
El señor Pato estaba a punto de soltarse del árbol por el terror a la muerte, pero se dio cuenta que el árbol buscaba algo con eso y no lo quería matar, lo quería con vida y arriesgo diciendo: No te soltare pequeño árbol, mátame si puedes aquí espero…
El árbol enfurecido volvió a gritar en la mente del señor Pato: ¡Dije que te movieras idiota! ¡No me retes o tu muerte será peor!…retírate mientras puedes.
El señor Pato sonriendo con los ojos  le dijo: Esta bien, espero mi muerte con gusto… quizás ahí encuentre lo que estoy buscando…
El árbol no dijo nada, el señor Pato pensó que todo había terminado… de repente raíces salieron del suelo y sujetaron fuerte al señor Pato y se sintió la voz del árbol diciendo: No, no quería llegar a esto tan rápido, pero tu aceleraste el proceso, ahora infectare tu cuerpo y tú serás la carne que necesito para volver a existir…
El señor Pato se quedo estupefacto y sin habla y fue absorbido al subsuelo con aquel árbol en un grito infinito y silencioso de temor…



Despierta…despierta, ¡oye! Despierta…
La mujer Lánguida movió el hombro del señor Pato y este la cogió de la mano medio dormido…
Ella dijo: qué bueno que estés bien, ¿hombre quieres que te envite a comer?, me quería disculpar de lo ocurrido ayer…tu solo querías ayudarme. ¿Qué me dices?
El señor Pato la miro fijamente… se puso en pie, movió la cabeza diciendo que no, cogió su maleta invisible y se marcho.
El sol brillaba con fuerza y los ojos del señor Pato con tristeza…





2 comentarios:

  1. me encantan tus dibujos...

    este relato se asemeja en mucho a El entierro prematuro de Poe xD no se, para mi gusto dejaria los monologos y detallaria mas las descripciones del espacio para hacerlo mas terrorifico xd

    te sigo!

    ResponderEliminar
  2. Cada que el Sr. Pato está en peligro mi corazón se encoge.


    :(

    ResponderEliminar