miércoles, 1 de agosto de 2012

Capítulo 4°: El señor Pato y el hombre sin nombre



A la mañana siguiente el señor Pato despertó, le dolía mucho la espalda por la mala posición en la que se había quedado dormido pegado al pequeño árbol…
¡Maldita sea!¡!Que sueño tan horrible! Exclamo...
Lo extraño es que también le dolía el cuello, que sueño tan real, ¿acaso fue real?...
El se levanto y echo a andar, miraba las calles casi vacías y el día llenándose de vida, las aves cantando, el viento golpeando suave y deliciosamente…por un momento se olvido de lo vivido y se entrego a la música celeste del día.
De repente sintió unos pasos a su espalda, esto no le llamo la atención, y siguió escuchando el decibel celestial…
Pero pasando un buen rato, estos pasos comenzaron a perturbarlo y el avanzo más rápido…y sintió como los pasos apresuraban mas, siempre que él lo hacía.
El señor Pato acelero más el paso, cuando de repente el sintió que alguien corría hacia el…
Tenía miedo, mucho miedo…
Pero tenía que hacerlo, tenía que voltear.
Y mientras lo pensaba, las pisadas se volvían más ruidosas y el temor mayor…
Pero él lo hizo, pero ya era muy tarde…
Como un rayo de luz sintió su vida…saborear la muerte, la sangre brotaba, mientras sentía… el frío mortal, acariciando suavemente su abdomen y la Parca acariciándole la mejilla.
El hombre sin nombre: eso te ganas por meterte donde no debes y golpearme sin saber, maldito imbécil…
Ahora duerme ¡hijo de puta!…porque los buenos mueren primero...(risas)



Wuuuuuaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!
El señor Pato a despertado…Dios! ¿Que fue eso? ¿Qué está pasando aquí?
El señor Pato miro su reloj invisible…no puedo dormir así, mejor caminare un momento…
La luna era grande y brillante y los ojos del señor Pato reflejaban su luz…el mar cantaba a lo lejos y las mujeres vestidas siniestramente adornaban las viejas calles por las que el señor Pato buscaba su soledad y su razón.




4 comentarios:

  1. Me agradan mucho estos relatos del Señor Pato, parece ser un camino tumultuoso.

    ResponderEliminar
  2. Que bien que el Señor Pato no se murió, ¡fiuuu!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, se que estabas algo preocupada pero no fue así...el aun tiene para rato! :3

      Eliminar