sábado, 14 de julio de 2012

Capítulo 3°: El señor Pato y el perro fugaz



Pasa ya llegamos, quinto piso ¿qué te parece? ¿Bonito lugar para una ramera, cierto? Bueno, te dejo un momento iré a ducharme, estás en tu casa, larguirucho…
El señor Pato observaba el lugar con fascinación, le gustaba mucho la decoración de la mujer Lánguida, al frente de él había una habitación con una puerta negra con unos acabados de figuras surrealistas que le llamaban mucho la atención…
 Se acerco como atraído misteriosamente a esa puerta, giro la perilla y un fuerte ladrido lo sobre salto y sin darse cuenta un enorme perro estaba mordiendo su cuello, el señor Pato lucho por sacárselo de encima, pero aquella bestia no lo soltaba… el perro fugaz lo estaba desangrando lentamente y el gritaba, pedía auxilio, pero nadie lo escuchaba, siendo un ser sin boca… (la única que podía escucharlo era la pequeña Kuro, por el lazo de amor que tenia entre ellos).
La mujer Lánguida abrió la puerta del baño y encontró en medio de la sala a perro fugaz lamiendo el cuello de su víctima, el señor Pato yacía inerte…
La mujer Lánguida dijo: ¿Perro fugaz otro más? ¿Cuándo dejaras a uno para mí?
Bueno porque no me compartes un poco…perro fugaz.
A la mañana siguiente el sol volvió a salir… el perro fugaz dormía y al lado izquierdo de la cama, la mujer Lánguida contemplaba al caído señor Pato.
Pobre mi héroe…se murió…
Yo te dije… que ¡hoy! dormirías… conmigo…



2 comentarios: