miércoles, 23 de mayo de 2012

Nezul: El ángel que abrazo al sol con sus alas


Era una hermosa noche de verano, aunque tarde ya, pero eso no importa para nuestro amigo Nezul! Le encantaba ver las estrellas y dormir con ellas, pero más le encantaba la luna y sobre todo si era llena y esa noche había luna llena, una hermosa luna llena tan brillante como el sol y cálida como un corazón enamorado, rodeado de hermosas estrellas que tintinaban como llamándolo y él sonreía atraído por ese universo, preguntando al viento quien creó todo esto, pero sin importarle demasiado y así se iba la noche con sus estrellas y su luna mientras un cálido rayo de sol lo levantaba y lo esperado para él había llegado. En medio del crepúsculo y el amanecer sentado en el tejado esperaba con seguridad que se abra la ventana de la casa vecina, mientras también impaciente estaba la ventana de su corazón abierta de par en par.

Pasó un buen rato y no pasaba nada y su sonrisa se cerraba y sus ojos de amor reflejaban tristeza y el día iba comiendo a la noche suavemente.

¿Qué extraño?... ¿dónde está Naraná? pensaba el…, ella siempre habré las ventanas para ver cómo nace el sol…lo ama tanto como yo amo a la luna. ¡NO! Ella lo ama mas, lo ama tanto como yo a... (Nezul sonríe).

El vuelve a la realidad y se sigue preguntado por ella ¿acaso está enferma?... decide ir a verla, abrió sus alas y voló hacia la ventana de ella, toco delicadamente para ver si lo atendía, pero Naraná no respondía, toco nuevamente esperando escuchar su voz, esta vez con más ahincó pero nada… todo era silencio. Nezul decidió irse, pero algo molestó dentro de su mente, un pensamiento que no podía describir, como una voz, un sentimiento que le pedía que siguiera intentado y así lo hizo. Esta vez grito su nombre ¡NARANÁ!  ¡NARANÁ! Pero nada no había respuesta y como un loco, como un niño, como un ser impaciente siguió gritando por ella ¡NARANÁ! ¡NARANÁ! ¡NARANÁ!... pero nada.

De repente se abrió la puerta de la casa de Naraná, era el hermano de ella Vezul, quien grito fuertemente a Nezul: ¡Que haces Nezul porque llamas así a mi hermana que no ves que es domingo!A lo que Nezul respondió: No, no Vezul te equivocas no intento molestar a nadie, por si tú no lo sabes la señorita Naraná siempre abre su ventana con los primeros rayos de sol y no sé porque hoy no lo ha hecho, por eso me preocupe, quizás estaba enferma, no sé, quería saber…

Vezul: Loco enamorado no sabes cuánto odio que pares con mi hermana, pero aparte de eso se nota que la quieres. Así que idiota bájate de ahí que yo no puedo volar para bajarte a patadas y entra a la casa para que le des una sorpresa y sepas que ella está bien.

A lo que Nezul tan solo atino a decirle gracias riendo un poco. 

Así llegaron a la puerta de la habitación de ella... Vezul toco, llamo a su hermana pero nada… así que comenzó a preocuparse y utilizo su magia para forzar la cerradura y entrar.

(¡Asombro!) No estaba y el miedo se apodero de los dos.

Vezul raudamente uso sus poderes para revisar en el pasado de hace unas horas, para ver qué había sucedido en ese lugar, cerró los ojos y puso sus manos sobre la cama de su hermana…

Y vio entre las sombras como una energía poderosa se formaba al lado de ella, la envolvía y desaparecía…y al momento supo de quien se trataba, de quién era ese misterioso poder y dijo:Nezul, Siniesto ha regresado él tiene a mi hermana y es muy posible que este en su antiguo castillo, debemos reunir a la legión ahora mismo para ir por él.

Pero Nezul abrió las ventanas hecho a volar y con un rostro furioso casi como el de un demonio, fue hacia donde Siniesto sin importarle nada, tan solo poder salvar a Naraná.

 Y así llego al castillo de Siniesto pero el hechicero había creado la barrera de los mil magos, la barrera impenetrable… que solo podía ser destruida por mil magos a la vez y un ángel no podía hacer nada, pero eso a él no le importo la golpeaba, le lanzaba sus mejores ataques… pero no lograba nada. De pronto una risa se hizo presente era Siniesto y le dijo: Nezul, Nezul tonto Nezul que haces la quieres contigo, la quieres devuelta, no podrás, ella es la llave de la destrucción y por fin me vengare de este maldito mundo que solo me ha traído tristeza.

Nezul: ¿Que llave? no te entiendo Siniesto y de la tristeza… ¿tú sientes tristeza? ya te olvidas cuanto caos y dolor originaste a este mundo.

Por favor Siniesto devuélvela y veras que todo cambia.

Siniesto: No mi querido Nezul, no ya no hay cambio para mi, todo termino hace mucho tiempo y si no entiendes para que sirve Naraná ahora mismo lo veras, utilizare su amor al sol para que lo atraiga y destruya la tierra por completo, observa.

Cuando de la torre más alta, se abrieron unas compuertas y de ellas salió Naraná, maniatada a una cruz y atrás de ella Siniesto que comenzaba a pronunciar su conjuro.

Nezul gritaba por Naraná… ¡Naraná! ¡Naraná! golpeaba con todas sus fuerzas pero nada y el sol iba acercándose cada vez más, el calor era devastador y Nezul no pensó en otra cosa que pelear contra el sol, voló a él con todas sus fuerzas en eso Vezul llego con un ejército de razas que le gritaban que se detenga, que era una locura, pero no hacía caso a sus amigos, sabía que si se detenía morirían todos, si no intentaba hacer algo moriría ella y eso si seria estar loco.

Naraná de repente despertó y comenzó a gritar lo llamaba, lloraba quería que se detenga, no entendía que pasaba, no quería perderlo, pero… ya era demasiado tarde, extendió sus alas como nunca lo había hecho, como ningún ángel lo había hecho, como ningún ángel lo volvería a hacer, mientras el calor desgarraba su piel y encendía sus alas pero nada lo detenía… abrazo al sol con ellas y concentro todas sus energías en el centro de su corazón  (y él pensó…) y exploto creando con el estallido una explosión que regreso al sol a su posición.

Naraná no lo podía asimilar, lloraba, lloraba, gritaba y lloraba.

Vezul y los amigos de Nezul después de ver el acto heroico que hizo por ellos, atacaron juntos la barrera para poder destruirla llenos de dolor queriendo vengarse.

Mientras Siniesto se quedo un momento pensativo pero luego sonrió diciendo: el tonto de Nezul, como siempre tan efusivo lo único que logro fue retrasar el proceso pero el resultado será el mismo.

Así Siniesto comenzó el conjuro otra vez, pero sucedió algo extraño, el sol ya no bajaba, Siniesto se enfado y empleo más fuerza en su conjuro, pero nada el resultado era el mismo…

Siniesto estaba lleno de ira, así que uso todo su poder en el conjuro consumiendo toda su energía,  cuando una luz se genero frente a Naraná cada vez era más fuerte, era Nezul había renacido por el amor de Naraná, el corazón de ella lo amaba más que al sol.

Entonces ella dejó de llorar, sonrió y él también lo hizo, mientras que la luna comenzaba a salir a su espalda. 

2007



Nota: Dibujo realizado hace unos segundos en paint.

3 comentarios:

  1. Gracias por el comentario :3...también estoy elaborando una novela sobre la vida de Siniesto.

    ResponderEliminar
  2. El personaje es bueno, pero es muy largo para un blog.
    No redundar, frases cortas como en la poesía :B
    Me gusta mucho tu dibujo.
    Te agregó :D

    ResponderEliminar