viernes, 30 de septiembre de 2011

Oh Dulce Pena

Uno, dos, uno, dos  y más…quizás contando los pasos, no me haga tan viejo… pensó el anciano y siguió contando su caminar, levanto la mirada al cielo, el sol quemo sus pestañas con fuerte luz, transparente-clara y continuo.
La vida fue así y así y no me quejo, quizás existieron sueños que no pude completar, pues será, será así…y que mas da…
Quería ser un guerrillero, un salvador, un sol…cambiar al mundo entero con una sonrisa, un pensamiento, un respirar y no fue así, y que más da…
Mi idealismo de caricatura inmortal desapareció en el trascurso, del estudiar, del trabajar, del que dirán, y me comió la realidad, que yo quería destrozar…
Y siguió así el mundo, y yo no lo salve y aquí me encuentro en mí caminar pausado, evitando el “despertar”…
Y me iré, me iré, me iré… temprano o tan tarde, quizás de noche, pero lo hare…
Y mi fría tierra descansara con un pesar, tan grande o quizás más grande… que todo el mar de los planetas del universo y un poco mas
Y qué más da, pero aprendí, quizás en otra oportunidad y ahora un ja! Sarcasmo excéntrico porque la vida ya se me va…
Peor aún estoy y qué más da, a todo esto el de esperar…con lo que queda escapare y por un tiempo la vieja parca…no me hallara
Oh…! dulce pena, soy un humano, aún estoy…de alguna forma…a este mundo…puedo cambiar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario